La narración: elementos y estructura

Érase una vez un lugar llamado el "País Sincuentojamás”. Sus habitantes nunca habían escuchado un cuento y, por lo tanto, no sabían narrarlo. Así transcurrieron años y años. Un buen día... apareció un viajero llamado Blablablá.
Aquellas personas, poco acostumbradas a ver a gente extraña, se acercaron a él asombrados. Blablablá era un gran observador y no tardó mucho en darse cuenta de que algo extraño ocurría. Los niños querían saber cosas sobre él. Le preguntaron de dónde venía y el viajero, que era un gran narrador, les contó una hermosa historia.
Por primera vez pudieron sentir que su imaginación volaba más allá de las fronteras de su país. Blablablá trasladó sus mentes a un lugar y tiempo nuevos. Les hizo descubrir personajes que nunca habían imaginado. En fin, se dieron cuenta de que existían otros lugares donde la gente era capaz de contar historias. Esto provocó un gran revuelo.
Los niños querían escuchar más historias, pero Blablablá no podía quedarse eternamente con ellos. Sin embargo, decidió ofrecerles un regalo: la Fórmula mágica para narrar historias.

Hecho esto, Blablablá había cumplido su función, por lo que decidió volver a coger su mochila y emprender un nuevo viaje en busca de otras historias. A partir de entonces, los habitantes decidieron cambiar el nombre de su país, porque ya no tenía sentido llamarse así. ¿Qué nombre crees que escogieron?

SIGUIENTE