La política medioambiental

La riqueza paisajística de España sufre continuas agresiones debido a la intensa actividad del ser humano. Esto ha obligado a tomar medidas de protección para conservar en las mejores condiciones posibles nuestros espacios naturales.

En la actualidad, los principales problemas medioambientales de nuestro país son:
  • Alto riesgo de desertización.
  • Abundancia de incendios forestales que aumentan la desertización.
  • Contaminación ambiental y vertido incontrolado de residuos.
  • Contaminación de las aguas marinas.
  • Urbanismo poco planificado sin tener en cuenta el impacto ambiental.
Por todo ello se ha desarrollado una política destinada a proteger el medio ambiente que se ha traducido en la creación de espacios naturales protegidos.

Entre todos ellos hay que mencionar tres tipos de espacios fundamentales:


    PARQUE NACIONAL


Espacios amplios no alterados por la ocupación humana.

Tienen especies vegetales, animales y paisajes de gran interés y belleza.

Son controlados por el Estado y las Comunidades Autónomas.

DESTACAN: Covadonga, Ordesa, Doñana, Cabañeros, Timanfaya, Garajonay o Aigües Tortes.


    PARQUE NATURAL


Espacios controlados por las Comunidades Autónomas, que protegen estas zonas con criterios naturalistas, paisajísticos y culturales.

DESTACAN:
Cazorla, Delta del Ebro, Sanabria, Albufera de Valencia, Monfragüe, Sierra de Gredos o Moncayo.

     RESERVA DE LA           BIOSFERA

Zonas declaradas por la UNESCO como espacios de interés paisajístico o faunístico.

DESTACAN:
La Mancha húmeda, la sierra de Grazalema, el cabo de Gata o la isla de Menorca.

ANTERIOR SEGUINTE