La Iglesia continúa la obra de Jesús